claveles.es.

claveles.es.

Cómo proteger tus begonias de los cambios climáticos extremos

Introducción

Las begonias son una de las plantas más populares en cualquier jardín o patio debido a su belleza y su fácil mantenimiento. Sin embargo, estas flores son muy sensibles a los cambios climáticos extremos, lo que puede hacer que se marchiten o incluso mueran si no se les cuida adecuadamente. En este artículo te daremos algunos consejos sobre cómo proteger tus begonias de los cambios climáticos.

Factores climáticos que afectan las begonias

Las begonias son plantas que crecen en climas cálidos y húmedos, por lo tanto son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, la sequía y los vientos fríos. Cuando el clima varia demasiado, ya sea en temperatura o humedad, estas flores pueden sentirse estresadas y empezar a sufrir.

Temperatura y humedad

La temperatura es uno de los factores más importantes que afectan a las begonias. Estas flores necesitan un clima cálido, pero a su vez requieren de un nivel de humedad relativa alto. Si la temperatura es demasiado alta y la humedad es demasiado baja, las begonias pueden marchitarse y morir. Por otro lado, si la temperatura es demasiado baja y la humedad es elevada, estas flores pueden padecer de enfermedades fúngicas y pudrirse.

Sequía

Las begonias también son muy sensibles a la falta de agua (sequía). Esta flor requiere de un suelo siempre húmedo, pero sin acceso directo al agua que pueda encharcar y saturar el sustrato, ya que esto puede pudrirlas. Cuando las begonias no tienen suficiente agua, sus hojas pueden empezar a marchitarse y caerse, lo que pone en peligro la sobrevivencia de la planta.

Vientos fríos

Los vientos fríos son también peligrosos para las begonias ya que pueden dañar las hojas y los tejidos suaves de las flores, lo que puede alterar su apariencia estética. Además, estos vientos aumentan la evaporación del agua, por lo que la planta puede perder gran cantidad de líquido vital y deshidratarse.

Consejos para proteger tus begonias de los cambios climáticos extremos

Ahora que conocemos los factores que afectan a nuestras begonias, es hora de conocer algunas recomendaciones para protegerlas de cambios climáticos extremos.

Elige una ubicación adecuada

Lo primero que debes considerar para proteger tus begonias es la elección de la ubicación. Estas flores son muy sensibles a la luz directa del sol, por lo que debes escoger un lugar donde reciban una buena cantidad de sombra. Además, también debes elegir un lugar que tenga una temperatura relativamente constante, donde no haya cambios bruscos, para que tus begonias se mantengan en un clima estable.

Cuida el riego

Una vez que has seleccionado un lugar y plantado tus begonias, es importante que cuides el riego. Asegúrate de regar la planta regularmente para mantener el sustrato húmedo, pero no encharcado. Además, debes prestar atención a la humedad y a la temperatura, ya que puede necesitar más agua en climas extremadamente secos o calientes.

Protege tus begonias de las heladas y los vientos fríos

Para proteger las begonias de los vientos fríos, es importante que las ubiques en un lugar protegido y sobretodo alejado de corrientes de aire. En invierno, cubrir las raíces de tus begonias con una capa de hojas u otro material aislante puede ayudarlas a resistir el frío. Si las heladas son muy fuertes, es mejor trasladar las plantas en macetas al interior durante estas épocas.

Controla la humedad y el clima interior

Si tienes tus begonias en interiores, es importante que controles la humedad y el clima interior. Durante el invierno, los calefactores pueden secar el ambiente, por lo que puedes mejorar la humedad colocando un recipiente con agua al lado de tus begonias. Es importante que vigiles la temperatura interior y la humedad para mantener un clima adecuado.

Fertiliza tus begonias

El fertilizante es indispensable para mantener las begonias saludables. Si vas a hacer uso de fertilizantes, es importante que los apliques en las dosis recomendadas y con mayor frecuencia durante el periodo de crecimiento de la planta. Además, debes utilizar un tipo de fertilizante específico para begonias que contenga nitrógeno, fósforo y potasio.

Conclusión

Proteger tus begonias de los cambios climáticos extremos no es difícil si sigues recomendaciones específicas para el cuidado de la planta. Es importante que las ubiques en un lugar adecuado, cuides el riego, las fertilices y las protejas de la sequía, los vientos fríos y las heladas. Así, podrás tener bonitas y sanas begonias en tu jardín durante todo el año.